Origen de la Franja Negra

Don Óscar Paats Melián relataba a sus hijos y nietos que su padre, el propio fundador del Club Olimpia, William Paats, recordaba que, al llegar a América, su madre colocó en su equipaje una taza de desayuno, que también servía para tomar sopas.

Recordó Paats que Don William portaba una taza con un enlozado particular: era toda blanca y contaba con una franja negra. “La miraba todos los días y en ella disfrutaba, con sorbos profundos y sabrosos, mis comidas y los recuerdos de mi madre y de mi patria”, relató.

Según la familia Paats, fue la taza la que dio origen a los colores del Olimpia y, para confirmar esta tesis, cuando el holandés realizó el primero de los dos viajes a su país natal, zarpó en el vapor “Formosa” el día martes 22 de setiembre de 1908 y, ya en los países bajos, encargó la confección de las camisetas, que a su regreso entregó en donación al primer club del fútbol paraguayo.

Antes de la donación de Paats, Olimpia vestía camisetas negras, con el nombre en blanco sobre el pecho.

Recién en 1909, por iniciativa del intendente capitalino Eduardo Schaerer, se organizó el primer Torneo Olímpico Nacional, cuya organización corrió por cuenta de William Paats. En esa competición, apareció por primera vez la franja negra.

La taza de referencia se mantiene en perfecto estado bajo la tutela de su bisnieto, Arq. William Paats Martínez, quien avala su autenticidad. De diseño peculiar y atractivo, su capacidad es de aproximadamente 1/2 litro.

Fuente: Investigación Alberto Candia